Adoración de los pastores. Luís de Vargas. Catedral de Sevilla

Adoración de los pastores. Luís de Vargas. Catedral de Sevilla

En la Catedral de Sevilla hay una serie de pinturas del artista LUIS DE VARGAS (1505-1567), entre las que destaca el Retablo del Nacimiento. De él es la tabla La Adoración de los pastores, que pintó en 1555.

Luis de Vargas fue uno de los grandes pintores de la Escuela Sevillana, que introdujo el Manierismo,  que había aprendido en Italia. Residió allí dos épocas de su vida, de 1527 a 1534, y de 1541 a 1549. Trajo este nuevo estilo de pintura, que aparece señaladamente en este Retablo del Nacimiento. La Adoración de los pastores fue realizada después de su segundo viaje a Italia.

En los cuadros de este retablo, parece que no sólo tomó de Vasari la iconografía y composición, sino también los escorzos y tipos físicos de algunas de sus figuras. En este cuadro concretamente llaman la atención los escorzos de los pastores de primer plano, y los gestos variados de todo el grupo de ellos. Hay un pastor que recuerda a uno de los que va a tallar más tarde Martínez Montañés en su retablo del Monasterio de Santiponce, en el relieve del Nacimiento. Las miradas fijas en el Niño y la Virgen, que ocupan la parte izquierda de la composición, contrasta con el gesto distraído de un niño, que mira admirado la cabeza de una vaca que lleva otro pastor al Niño.

Esta manera nueva de pintar sus obras, hace de Luis de Vargas uno de los pintores más originales de aquel tiempo en la interpretación de temas tradicionales. Lo que  Francisco Pacheco dice de Luis de Vargas es altamente elogioso: Luz de la pintura y padre dignísimo de ella en esta patria suya Sevilla.

 

Ir al contenido